Alfalfa, Descubre sus Propiedades Curativas

ALFALFA

Los beneficios para la salud de la alfalfa son extensas y cubren muchas condiciones diferentes y dolencias.

En la medicina tradicional china, o la medicina tradicional china, los médicos utilizan esta hierba de la maravilla y sus hojas en el tratamiento de una amplia variedad de trastornos del sistema digestivo y los riñones.
Los médicos de Ayurvedic en la India antigua utiliza a menudo se trata de una ayuda digestiva y nutritiva. También utilizaban las semillas de la planta de alfalfa tópico como una cataplasma para los forúnculos y heridas.

Ciertas condiciones médicas se dice que son los que se puede combatir en un régimen de alfalfa. Ellos son la aterosclerosis, la enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, el cáncer, la diabetes y endometriosis.

  brotes1

COMPONENTES DE LA ALFALFA.

Proteína ( Hojas y semillas): Las hojas de alfalfa son muy ricas en proteínas (20% de su peso seco). En los germinados de alfalfa, el contenido en proteínas es del 4%.

Fitoestrógenos: cumestronas (cumestrol o cumaestrol, medicagol), isoflavonas (genisteína, diosgenina, biochanina A).

Flavonoides: Clorofila, carotenos, betacarotenos, xantofilas, taninos, quercetina, miricetina, luteolina, apigenina, crisoeriol, tricina, medicarpina.

Cumarinas: esculetina.

Enzimas digestivas: isoflavona reductasa, vestitone reductasa, iminopeptidasa, aminopeptidasas .

Vitaminas del grupo B (excepto la vitamina B12): niacina, riboflavina, tiamina, folatos (planta), inositol, colina (germinados), vitamina K (filoquinona), vitamina C, vitamina A, vitamina E, pequeña cantidad de vitamina D (ergosterol).

Minerales: magnesio, fósforo, calcio, hierro, manganeso, potasio, selenio, silicio, sodio, zinc ( Planta).

Alcaloides: Contiene canavanina que puede ser tóxica en uso continuado. También asparaginas, trigonelina, stachydrine o estaquidrina, l-homostachydrine, betaína (Planta).

Saponinas ( Planta, incluidos germinados): medicoside-d, soyasapogenols, hederagenin.

– Carbohidratos, fibra, grasas.

– Ácidos: medicagénico, cítrico, fumárico, málico, oxálico, succínico, cafeico, sinápico ( Planta).

– Fitoesteroles: Beta-sitosterol, campesterol, estigmasterol ( Planta).

PROPIEDADES MEDICINALES DE LA ALFALFA.

Alfalfa: Una planta medicinal, alimentaria y forrajera.

La alfalfa o mielga es una planta comestible altamente nutritiva, rica en proteínas, enzimas, vitamina K, A, C y vitaminas del complejo B, calcio, magnesio, hierro, cobre, silicio y manganeso. Recordemos que el ganado subsiste todo el invierno alimentándose de forraje, principalmente constituido por alfalfa, lo cual nos puede dar una idea de que se trata de una planta con excelentes propiedades nutritivas.

Como planta medicinal, la alfalfa se utiliza en la medicina Ayurveda y en la medicina tradicional, proporciona nutrientes reconstituyentes para estados de decaimiento y tiene propiedades contra la osteoporosis, y los sofocos en la menopausia.

REMEDIOS CON ALFALFA PARA USO INTERNO.

Una planta reconstituyente y para la anemia.

Se utiliza tradicionalmente como tónico nervioso o planta ligeramente estimulante para aumentar el estado anímico.

La riqueza de esta planta en aminoácidos, minerales y vitaminas la convierte en un remedio muy interesante para el decaimiento, dietas insuficientes o cansancio.

Además la alfalfa se ha descrito como una planta muy aconsejable para la anemia por su contenido en vitaminas B, vitamina C y hierro ( acompañar de consejo médico y dieta adecuada para la anemia).

Alfalfa para el cabello.

Los comprimidos de alfalfa se recomiendan para tener un pelo, uñas y piel visiblemente más saludables. Ciertamente esta planta tiene una riqueza en minerales y vitaminas que proporciona los nutrientes necesarios para estas estructuras, como el silicio y el hierro.

Para beneficiarse de sus nutrientes puede consumirse como hierba comestible (precaución en la recolección silvestre), consumir los brotes germinados en ensaladas, o tomar en cápsulas.

Alfalfa para la menopausia como sustituto de hormonas.

La presencia de componentes con propiedades hormonales, especialmente los cumestranos, le proporcionan unas propiedades muy adecuadas para aliviar ciertos trastornos relacionados con la menopausia como los sofocos.

Estos fitoestrógenos también se utilizan para el tratamiento de la inflamación en las reglas demasiado abundantes ( Comer brotes de alfalfa unos días antes de la menstruación) ( Existen en el mercado preparaciones en forma de polvo o tabletas que pueden tomarse con la misma finalidad de acuerdo a las condiciones del prospecto, consultar previamente con el médico)

Propiedades diuréticas de la alfalfa.

Está bien probada la capacidad de esta planta de incrementar la eliminación de líquidos favoreciendo la curación o la mejoría de muchos trastornos metabólicos en los que la retención de líquidos juega un papel muy interesante: diabetes, celulitis o edemas.

Los aminoácidos arginina y asparagina, junto con los minerales potasio, calcio y magnesio y los ácidos ascórbico y cafeico son los principales componentes que realizan está función. ( Beber diariamente 40 g de jugo de las hojas frescas)

Aparato urinario: Las propiedades antiinflamatorias y diuréticas de esta hierba son utilizadas para el tratamiento de las infecciones del aparato urinario en anomalías como la cistitis (inflamaciones de la vejiga urinaria), la nefritis ( inflamaciones de los riñones), piedras en el riñónprostatitis, etc.

Alfalfa para la diabetes.

La alfalfa tiene propiedades hipoglucemiantes, para reducir el nivel de azúcar en sangre, lo que potencia o mejora la acción de los antidiabéticos, pudiendo cambiar la pauta o dosis de medicación. El elevado contenido en manganeso de la planta (45,5mg de manganeso por kg de alfalfa) se ha considerado el responsable de sus propiedades hipoglucemiantes.

Se recomienda que las personas con diabetes consulten con su médico antes de tomar alfalfa y si éste autoriza el tratamiento, es recomendable la supervisión y control de los niveles de azúcar durante el día.

Para el control de la diabetes una dieta adecuada ayuda a prevenir posibles complicaciones como el pie diabético.

Alfalfa para disminuir el colesterol y favorecer la circulación.

 La presencia de saponinas, unido a su riqueza en fibra reduce la absorción del colesterol en el intestino.

Su riqueza en cumarinas, con propiedades antiagregantes, ayudan a evitar la formación de coágulos en la arterias, por lo que favorecen la prevención o el tratamiento de la arteriosclerosis. ( Infusión de una cucharadita de planta seca por taza de agua durante 10 minutos. Tomar 2 tazas diarias) ( Añadir brotes de alfalfa a las ensaladas)

alfalfa-mucho-mas-que-una-planta-1

La alfalfa contiene mucha vitamina C y mucho hierro.

Su gran riqueza en vitamina C ha sido utilizada tradicionalmente para combatir problemas relacionados con la falta de esta vitamina. El uso de su jugo fresco o de sus hojas tiernas en ensaladas ha sido un arma eficaz para evitar el escorbuto. Esta propiedad podría ser aprovechada para mejorar los síntomas de ciertas enfermedades como la gripe o el resfriado.

En general, posee muchos minerales, proteínas y vitaminas que pueden ser muy útiles como tónico reconstituyente general. Puede ser utilizada en caso de debilidad general, convalecencias, delgadez, anorexia, falta de energía, cansancio intelectual, etc.

Así, por ejemplo, contiene mucho calcio que resulta necesario para prevenir o tratar las anomalías de los huesos en caso de osteoporosis, fracturas, etc. Su riqueza en hierro puede aprovecharse para el tratamiento de la anemia.

La inclusión de brotes de alfalfa o las hojas tiernas de esta planta cocinadas como verdura dentro de la dieta habitual podría ayudar a combatir muchas de estas anomalías. Si no se dispone de la planta tierna, las infusiones de una cucharadita de planta seca por taza de agua durante 10 minutos producirá efectos positivos.

Alfalfa ayuda al aparato digestivo.

La presencia de numerosas enzimas favorece el proceso digestivo y permite una asimilación mayor de los alimentos. Las grasas son metabolizadas con mayor facilidad.

Se ha comprobado que la inclusión habitual de brotes de alfalfa en las ensaladas mejora la salud de la pared estomacal, siendo de ayuda en caso de úlceras de estómago, acidez estomacalo gases.

Alfalfa para controlar las hemorragias.

La alfalfa es antihemorrágica, rica en vitamina K (en forma de filoquinonas):

Aparato circulatorio: La alfalfa Esta vitamina, también llamado factor antihemorrágico resulta necesaria para que el hígado pueda producir la hormona protrombina que interviene en la coagulación de la sangre.

La falta de esta vitamina produce problemas de coagulación que se manifiestan en forma de sangrado, hematomas, etc. Además su riqueza en ácido ascórbico contribuye a la misma finalidad. El uso de esta hierba puede ayudar a resolver o mejorar problemas de coagulación sanguínea tales como:

– Hemorragias nasales: En caso de sangrando abundante y frecuente por la nariz ( epistaxis) la ingestión de unos 50 gramos diarios de jugo fresco de las hojas, repartidos en dos tomas, ayudará a detener el flujo de la sangre.

– Hematomas: producidos por la acumulación de sangre como consecuencia de algún golpe o desarreglo corporal. Realizar el mismo tratamiento anterior.

– Hemorroides: Su uso puede ayudar a detener el sangrado de las hemorroides. (50 gramos diarios de jugo fresco de las hojas, repartidos en dos tomas.

¿Alfalfa para la lactancia?

La alfalfa se recomienda popularmente como galactogoga, para estimular la lactancia. Sin embargo su suplementación no se recomienda debido a su efecto estrogénico.

Aunque no hay informes sobre la presencia de sus componentes en la leche materna, el consumo continuado puede ser tóxico debido al alcaloide canavanina.

Alfalfa como planta comestible

La alfalfa es una planta silvestre comestible. Las hojas tiernas de esta planta pueden comerse como verdura, hervida o añadiendo sus brotes tiernos en las ensaladas, que aportan mucha vitamina C y clorofila.

 Las flores son comestibles y sirven para decorar ensaladas de flores silvestres, a las que aportan un color azulado muy bonito.

Cabe mencionar que cuando se utiliza la planta silvestre, deben atenderse a las normas de recolección de plantas comestibles.

Germinados de alfalfa

Los germinados de alfalfa pueden ser alimentos adecuados por ser ricos en calcio (15mg por ración), vitamina C, folatos y fitoestrógenos que ayudan a aliviar los síntomas de la menopausia.

Las semillas, molidas y asadas, se pueden moler y producir harina con la que se puede fabricar pan.

REMEDIOS CON ALFALFA PARA USO EXTERNO

(NO INGERIR)

Remedios con alfalfa para uso externo

– Hemostático: Puede utilizarse externamente para detener el flujo de la sangre de la nariz ( Aplicar un algodón mojado con el líquido resultante de la infusión de una cucharada de planta seca por taza de agua) o para el tratamiento de las almorranas sangrantes. ( Realizar baños de asiento con el líquido de la infusión de planta seca)

– Vulnerario: Utilizada externamente, puede aplicarse sobre las picaduras de abejas u otros insectos para disminuir la hinchazón y reducir el dolor ( Moler un puñado de semillas y mezclarlas con agua hasta que adquieran una consistencia pastosa. Colocar en forma de cataplasma sobre la picadura)

– Antiinflamatorio: Sus propiedades antiinflamatorias ayudan a reducir la inflamación causada por inflamaciones circulatorios en la artritis o artrosis.

Cáncer

Los beneficios para la salud de la alfalfa se cree que alcalzan el cáncer, también. Los estudios de cáncer también han visto una correlación entre el consumo de alfalfa y la incidencia de cáncer. Se ha informado de que la alfalfa ayuda a agentes carcinógenos se unen en el colon, y es eficaz en su pronta eliminación.

Además, durante el tratamiento del cáncer después de la quimioterapia con fármacos como el Cytoxan y Neosar, la alfalfa se ha reportado para reducir y, a veces por completo revertir la depresión inmune causada por estas drogas contra el cáncer.

CONTRAINDICACIONES DE LA ALFALFA.

  1. Según el libro “Hierbas Curativas” por Michael Castleman, las semillas de alfalfa no se deben comer ya que contienen un aminoácido llamado L-canavanino que es tóxico. Este aminoácido puede causar problemas de salud como por ejemplo pancitopenia, que es un desórden en la sangre.

Las semillas de alfalfa son especialmente peligrosas durante el embarazo ya que pueden provocar una pérdida del bebé. Algunos doctores usan semillas de alfalfa como medicamentospara bajar el colesterol, en tal caso usted debe seguir las instrucciones de su médico.

  1. La alfalfa también contiene saponinas, unos compuestos que podrían provocar anemia. Sin embargo, en personas relativamente saludables esto no parece ser un problema.
  2. Por su alto contenido en vitamina K, personas que están tomando medicamentos anti coagulantes como por ejemplo el warfarin (coumadin), no deben consumir alfalfa.
  3. La alfalfa podría debilitar el efecto de las pastillas anticonceptivas. Por lo que se recomienda añadir otro tipo de protección a las mujeres que desean comer alfalfa pero están tomando la pastilla.

Está contraindicada en la lactancia. Tampoco deberían utilizar esta planta aquellas personas que presenten lupus eritematoso sistémico o alergia a la planta.

En dosis adecuadas no se han descrito contraindicaciones, si bien han aparecido reacciones alérgicas en personas que han tomado suplementos contaminados con microorganismos.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: