Aquí les dejo la lista de los alimentos perfectos para proteger tu Hígado


Conoces y cuida tu Hígado.

El hígado es un órgano grande, carnoso, de color marrón rojizo que se encuentra en el lado derecho del vientre y está protegido por la caja torácica. Limpiar y protege el hígado es importante para la salud ya que este órgano vital es como el filtro del organismo. Debemos modificar nuestros hábitos alimenticios para impulsar el bienestar de nuestro hígado.

El hígado es un órgano importante en el proceso de depuración, ya que filtra las toxinas que serían muy perjudiciales para el organismo.

Además regula el metabolismo de las grasas al segregar la bilis que sirve para disolverlas.

El hígado tiene, también, la capacidad de autorregenerarse, pero, a pesar de ello, cuando trabaja de más puede desarrollar diversas enfermedades.

El hígado es el órgano encargado de transformar los alimentos en energía, eliminar el alcohol que ingerimos y desintoxicar la sangre. También cumple la función esencial de producir bilis, líquido que ayuda a la digestión. Son muchas las enfermedades que afectan al hígado.

Causas de las enfermedades del hígado.

Las enfermedades del hígado se pueden producir por multitud de causas.

Una de las principales enfermedades de este órgano es la inflamación del hígado o daño hepático producido por el consumo de alcohol (cirrosis), que constituye una de las principales causas de cáncer de hígado.

El hígado también puede caer enfermo como consecuencia de una alimentación muy desequilibrada, en aquellos casos en los que se consume un exceso de alimentos procesados, exceso de azúcares, sirpoes, grasas saturadas, trans, etc., derivando en un problema de hígado graso o piedras en la vesícula.

Otras causas de enfermedad hepática pueden ser genéticas (enfermedad de Wilson) o producidas por infecciones víricas (hepatitis).

Nuestro hígado trabaja para mantenernos saludables y absorber todos los nutrientes que necesitamos para funcionar correctamente. Sin embargo, muchos de los hábitos que tenemos hoy en día, la mala alimentación y el estilo de vida sedentaria, hacen que nuestro hígado se sobrecargue de tareas y empiece a acumular toxinas y desechos, lo cual provoca otros problemas de salud que pueden desmejorar significativamente nuestra calidad de vida.

La limpieza del hígado y la vesícula biliar es un proceso de depuración hepática profunda que consiste en la eliminación de toxinas del hígado, secreciones de la bilis que no han sido liberadas, arenillas o cálculos biliares. Esta limpieza es muy fácil de realizar y lo único que necesitas es tener voluntad para adoptarla como un hábito saludable de tu vida diaria.

Limpiar el hígado naturalmente.

Así que aquí tienes siete alimentos importantes que puedes incorporar a tu dieta para mantener un hígado sano.

Ajo, pomelo, manzana, té verde y las verduras con algunos de los alimentos que te presentaremos a continuación y que son verdaderamente muy beneficiosos para limpiar el hígado naturalmente.

Cardo mariano para regenerar el hígado.

El Cardo mariano (Silybum marianum) es una de las principales plantas utilizadas en los tratamientos naturales para el hígado. Su principio activo, componente denominado silimarina, estimula la regeneración del hígado, disminuye la inflamación y mejora la función hepática. Para curar la congestión del hígado se utilizan las raíces y los tallos así como el jugo de sus hojas machacadas en la proporción deseada.

La silimarina, el principio activo, no es soluble en agua, por lo que se toma en cápsulas de extracto de silimarina.

(Cápsulas de extracto de silimarina, según indicaciones del prospecto. Generalmente se recomienda 1 cápsula de 500mg., 3 veces al día — la dosis puede variar según la concentración del extracto de cada producto).

Vegetales de hoja verde.

Son buenos para todo el cuerpo. Ayudan a eliminar toxinas en la sangre, y los verdes también neutraliza metales pesados, pesticidas y otros productos químicos.

El pomelo.

Este alimento es rico en vitamina C natural y antioxidantes, dos productos para la limpieza del hígado de gran alcance. Al igual que el ajo, el pomelo contiene compuestos que estimulan la producción de enzimas para la desintoxicación del hígado. También contiene un compuesto flavonoide conocido como naringenina que hace que el hígado queme las grasas en lugar de almacenarlas.

Alcachofa para el hígado.

La alcachofera. pertenece a la misma familia que el cardo mariano, y como éste, también constituye una planta muy adecuada para el hígado.

La alcachofa protege el hígado y ayuda a su recuperación en caso de enfermedad hepática ( hígado graso, ictericia, hepatitis, insuficiencia hepática, etc.)

Su principio activo, la cinarina, que favorece la correcta función biliar.

Se puede consumir como suplemento o tomada en la alimentación habitualmente para obtener sus beneficios para los problemas del hígado. (Tomar extracto de alcachofa de venta en tiendas de productos naturales de acuerdo a las condiciones del prospecto) (Comer alcachofa habitualmente.)

La cúrcuma.

La cúrcuma es uno de los alimentos más eficaces para mantener un hígado sano, se ha demostrado que protege activamente el hígado contra el daño tóxico, e incluso regenera las células dañadas del hígado. La cúrcuma también aumenta la producción natural de la bilis y mejora la función general de la vesícula biliar, otro órgano del cuerpo utilizado en su purificación.

El ajo.

El ajo contiene numerosos compuestos que contienen azufre y que activan las enzimas hepáticas responsables de la eliminación de las toxinas del cuerpo. Junto con la cebolla, también contiene alicina y selenio, dos poderosos nutrientes que ayudan a proteger al hígado del daño tóxico, y ayudan en el proceso de desintoxicación y por supuesto, tanto el ajo como la cebolla son ideales para limpiar el hígado de manera natural.

El té verde.

El té verde contiene catequinas, un tipo de antioxidante vegetal que ha sido demostrado en estudios para elimina la acumulación de grasa en el hígado y promueven una función hepática adecuada. Esta bebida también protege el hígado contra las toxinas que de otro modo se acumulan y causan graves daños.

Diente de león.

Diente de león. Es un buen estimulante de la función hepática y biliar, siendo muy útil en aquellos casos en que se presente hepatitis o digestiones lentas.

Los aguacates.

Los aguacates promueven activamente la salud del hígado al proteger contra una sobrecarga tóxica, y aumentando su poder de limpieza. Algunas investigaciones han demostrado que comer uno o dos aguacates a la semana en tan sólo 30 días puede reparar un hígado dañado y ayudan a limpiar el hígado naturalmente.

Tamarindo.

El tamarindo es otro de los depurativos naturales que favorecen el funcionamiento de la vesícula biliar y permiten reducir la inflamación del hígado. Sus propiedades protectoras y descongestionantes del hígado lo convierten en uno de los mejores remedios caseros para curar la hepatomegalia. Es recomendable tomarlo en infusión en varias veces al día. Si sufres de cólicos biliares, no lo tomes.

Consejos.

Recuerda que mantener un hígado saludable es fundamental para tu bienestar, por ello conviene cuidar nuestra alimentación y moderar la ingesta de alcohol.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: