Dale un buen respiro a tu salud con la miel y el ajo.

Dale un buen respiro a tu salud con la miel y el ajo.

No es necesario esperar a enfermarnos para tomar este remedio. Si nos acostumbramos a consumirlo a diario lograremos un aporte extra de vitaminas para elevar nuestras defensas y evitar infecciones.

La medicina natural pone a nuestro alcance grandes remedios para dolencias comunes. Un ejemplo de ello es, por ejemplo, combinar ajo y miel.

Pocos productos naturales nos ofrecen tantos beneficios como estos alimentos que forman parte de nuestro día a día. Separados son adecuados, pero juntos disponen de increíbles propiedades para elevar nuestras defensas.

Diremos adiós a las infecciones y venceremos mucho antes las molestias de gripes y resfriados.

Consumir el ajo y la miel en ayunas, puede llegar a ser muy beneficioso para tu cuerpo, descubre con nosotros por qué e incorpóralo a tu vida.

Beneficios que obtienes de la Miel:

La miel es conocida como un poderoso elixir, y es que este producto alquímico producido por las abejas y que ha estado presente en la vida del ser humano desde tiempos  muy antiguos aporta grandes beneficios a nuestro organismo, veamos algunos de ellos:

aliviar la tos.

Promueve la salud de nuestra memoria.

Regenera tejidos, ayudando a curar heridas.

Es una gran fuente de nutrientes.

Es un excelente antibiótico., pues es capaz de matar bacterias resistentes a antibióticos.

Aporta una gran cantidad de energías al cuerpo, lo que es ideal para realizar actividades físicas.

Puede ayudar a tratar problemas con el cuero cabelludo y la caspa.

Beneficios que obtienes del Ajo:

Aunque es uno de los ingredientes más común en la cocina a nivel mundial, por dar un excelente sabor a las comidas, consumido crudo es un potente remedio que puede llegar a curar muchas dolencias, entre las que encontramos las siguientes:

Disminuye los riesgos de padecer de presión arterial alta.

Regula los niveles de colesterol malo en el cuerpo.

Previene enfermedades relacionadas con el corazón y coronarias.

Detiene los efectos de la aterosclerosis.

Ayuda a controlar y tratar los síntomas de enfermedades tales como: la artrosis, la diabetes, y enfermedades relacionadas con la próstata.

Mejora el sistema inmunológico y fortalece nuestras defensas.

Promueve la eliminación de toxinas, permitiendo que nuestro cuerpo permanezca limpio y purificado.

Los grandes beneficios de la miel del ajo.

La llaman “miel de ajo”. No obstante, queda claro que las abejas no son tan hábiles como para fabricar este tipo de miel. Es una elaboración casera con la cual, combinar la miel y el ajo para conseguir un remedio medicinal.

Los beneficios que nos puede aportar son múltiples. Estos son unos pocos ejemplos.

Un gran estimulante inmunológico.

La miel es cicatrizante y los ajos antimicrobianos. Juntos consiguen eliminar virus y toxinas para fortalecer nuestras defensas gracias a su alto nivel de vitamina C.

Queda claro que, por sí solos, el ajo y la miel no va a evitar que cojamos una gripe. No obstante, lo que sí conseguiremos es curarnos más rápido y que no derive en problemas más graves.

Regularemos el nivel de azúcar en sangre y la presión arterial.

Basta con tomar una cucharadita de ajo y miel para mantener a raya nuestro índice glucémico. La miel se sintetiza de un modo mucho más lento que el azúcar blanco de mesa y, además, si la combinamos con ajo este equilibrio se potencia aún más.

Ajo y miel para tratar la ciática.

Factores como la hernia discal, la irritación del nervio ciático, o un problema en la articulación sacroilíaca pueden provocar que la inflamación del nervio ciático y ocasionar un elevado dolor.

El consumo regular de ajo y miel va a reducir estos problemas inflamatorios relacionados con nervios, músculos y articulaciones. No dejes de probarlo.

Fuente de vitaminas y minerales.

El ajo y la miel nos van a aportar desde flavonoides, enzimas, antioxidantes, vitaminas A, B1 (tiamina), B2 (riboflavina), vitamina B6 y C, potasio, proteínas, cobre, manganeso, fósforo, zinc, selenio y calcio.

El proceso de maceración de los ajos va a respetar en todo momento sus propiedades hasta el punto de conseguir una mezcla de increíbles beneficios para toda la familia. Les vendrá muy bien a los niños y los ancianos que tengan las defensas un poco más bajas de lo normal.

Mejora la circulación sanguínea.

Los compuestos azufrados del ajo, junto con los nutrientes de la miel, son bastante beneficiosos para el sistema circulatorio. Ambos ejercen un efecto anticoagulante y tonificador de las venas que evita la formación de trastornos como la trombosis y las venas várices.

Disminuye la presión arterial.

La presión arterial alta es una enfermedad que pone en riesgo la salud cardiovascular en general. Para controlarla de forma natural, se puede tomar esta mezcla todos los días en ayunas.

Reduce la inflamación.

Está comprobado que gran parte de los trastornos crónicos que aquejan la salud tienen algo que ver con el desequilibrio en los procesos inflamatorios del organismo.

Tanto el ajo como la miel disminuyen la inflamación y actúan como calmantes de afecciones como la artritis, la retención de líquidos y trastornos musculares.

Controla el colesterol malo.

La alicina que liberan los ajos crudos al ser triturados es de gran ayuda paradesintoxicar la sangre y eliminar el exceso de colesterol. Además, es un remedio muy eficaz para mantener a raya los triglicéridos.

Acelera la recuperación de gripes y resfriados.

Todos los síntomas de la gripe y el resfriado se pueden controlar de forma temporal con el consumo constante de este tratamiento. Sus propiedades eliminan los virus y estimulan la actividad de los anticuerpos que se encargan de proteger las vías respiratorias.

Preparación.

Las cantidades que te hemos ofrecido como referencia son aproximadas. Lo más importante es conseguir un frasco de cristal hermético que nos permita poder macerar los ajos con la miel, así que todo dependerá de la capacidad de dicho frasco.

Lo primero que haremos será pelar los ajos y, después, abrirlos un poco por la mitad con cuchillo afilado. De este modo conseguimos que sus aceites esenciales salgan al exterior y se combinen con la miel.

Introduce el número de ajos que tú creas apropiado para la cantidad de miel que dispongas. Cuanto más generosa seas, mejor.

El proceso de maceración durará entre 15 y 20 días. Durante ese tiempo tendremos el frasco cerrado herméticamente y lo conservaremos en un lugar fresco donde no le dé el sol. Pasado ese tiempo, ya lo podremos consumir con normalidad.

Señalarte que, si deseas elevar aún más las propiedades de este remedio a base de ajo y miel, puedes incluir en esta combinación unas rodajitas finitas de jengibre, o unas tiras de cáscara de limón.

Sus aceites esenciales también se quedarán en la miel y conformarán un excelente remedio medicinal para elevar nuestras defensas naturales.

Cómo consumir nuestro remedio con ajo y miel.

Lo ideal es consumir una cucharada cada mañana (25 g de miel con un ajo). Puedes comerlo solo o untarlo en una rebanada de pan de centeno. De este modo nuestras defensas se fortalecerán día a día.

Para combatir dolores articulares puedes combinarlo con un vaso de agua de arroz (o cualquier agua vegetal).

Para ello, coge una cucharada de miel y un ajo junto con un vaso caliente de agua de arroz y bátelo bien en la batidora para conseguir una bebida lo más homogénea posible. Es lo que se conoce como leche de ajo. Te irá muy bien.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: