El Ajo Puede Curar el Cáncer

Los usos del ajo en medicina natural son muchísimos, ya que esta hierba tiene un enorme potencial para curar enfermedades. Tradicionalmente utilizado para combatir la gripe y la alta presión sanguínea, el ajo también contribuye a incrementar la actividad del sistema inmune y a reducir la inflamación. Además de todos esos beneficios, el ajo y posee propiedades extraordinarias para enfermedades graves que ponen en serio riesgo la salud, como el cáncer.

El ajo es tan importante para nuestra alimentación y salud, razón por la cual Saludbuk, su canal de salud, se complace en esta ocasión en dar inicio una  pequeña serie, sobre el ajo, sus propiedades curativas en nuestra salud y el efecto curativo que posee en algunas enfermedades.  En este breve video se presentará algunas informaciones bastantes interesantes sobre el ajo y el cáncer. Esperamos que la serie sea de su agrado, si es así apóyenos con un me gusta y compartiendo el video. Disfrute el video.

ajo2

El consumo de ajo se ha relacionado con menor incidencia de cáncer de mama, vejiga, de la cavidad oral, esófago, estómago, cáncer de colon, cáncer de pulmón y cáncer de próstata. En un estudio se observó que el ajo crudo machacado aumentó la infiltración de las células inmunitarias en los tejidos tumorales impidiendo su proliferación. Se vio que el ajo crudo machacado actuaba de forma más efectiva que los preparados con extracto de ajo.

En un estudio sobre más de 100.000 personas se observó que la ingestión diaria de 10 gramos de ajo ( 1-2 ajos) disminuyó el riesgo de cáncer de próstata. Algunos informes científicos llegan a afirmar que el consumo habitual de ajo puede reducir hasta un 50% el riesgo de cáncer de próstata.

De igual forma se ha confirmado en investigaciones demográficas que demuestran que en las zonas donde más se consume ajo reducen considerablemente el riesgo de padecer cáncer de esófago y de estómago. 

cancer_alcohol

De acuerdo a un estudio del “American Journal of Clinical Nutrition”, el consumir ajo es una excelente forma de reducir el riesgo de cáncer. Comparados con quienes comen muy poco ajo, los que comen más, tienen:
57% menos riesgo de cáncer al esófago.

50% menos riesgo de cáncer de próstata.
44% menos riesgo de cáncer a la laringe.
39% menos riesgo de cáncer a la cavidad oral y la faringe.
31% menos riesgo de cáncer renal.
26% menos riesgo de cáncer al recto y colon.
22% menos riesgo de cáncer a los ovarios.
10% menos riesgo de cáncer a las mamas.

ajo-moradooooo

PROPIEDADES QUE POSEE EL AJO COMO ANTICANCERÍGENO.

Los efectos protectores del ajo pueden derivar de sus propiedades antibacterianas o de su capacidad para bloquear la formación de sustancias que causan cáncer, detener la activación de sustancias causantes de cáncer, mejorar la reparación del ADN, reducir la proliferación celular, o provocar la muerte célular.

El ajo ayuda su prevención debido a que contienen flavonoides, vitaminas u otros antioxidantes que mejoran el funcionamiento de nuestro sistema inmunitario y evitan la proliferación de estas células tumorales.

En el ajo, los compuestos azufrados que se forman al machacar el ajo crudo y su elevado contenido en vitamina B6 parecen ser los principales responsables de estas potentes propiedades antitumorales.

las-bondades-del-ajo-1

FORMA MÁS EFECTIVA PARA CONSUMIR EL AJO COMO ANTICANCERÍGENO.

En un estudio se observó que el ajo crudo machacado aumentó la infiltración de las células inmunitarias en los tejidos tumorales impidiendo su proliferación. Se vio que el ajo crudo machacado actuaba de forma más efectiva que los preparados con extracto de ajo.

El ajo o los extractos de ajo con alicina han demostrado aumentar la actividad de las células inmunitarias, como los macrófagos o los linfocitos T, que son los “vigilantes” del organismo y de evitar la propagación de las células defectuosas o tumorales. El ajo también produce efectos para reducir los procesos de inflamación.

DOSIFICACIÓN DEL AJO COMO ANTICANCERÍGENO.

El Instituto Nacional del Cáncer, que forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud,  reconoce que el ajo es uno de varios vegetales con posibles propiedades anticancerígenas. Debido a que no todas las preparaciones con ajo son iguales, es difícil determinar la cantidad exacta de ajo que puede ser necesaria para reducir el riesgo de cáncer. Además, los compuestos activos que se encuentran en el ajo pueden perder su eficacia con el tiempo, la manipulación y el procesamiento. Las pautas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la promoción de la salud en los adultos son una dosis diaria de 2 a 5 gramos de ajo fresco (aproximadamente un diente de ajo), 0.4 a 1.2 gramos de ajo en polvo seco, 2 a 5 miligramos de aceite de ajo, 300 a 1 000 miligramos de extracto de ajo, u otras formulaciones equivalentes a 2 a 5 miligramos de alicina.

 propiedades-del-ajo

CONSIDERACIONES DE SEGURIDAD

Si bien el ajo se ha usado de manera segura en la cocina, el consumo excesivo puede causar algunos efectos secundarios, además de aliento fuerte y olores corporales. La ingestión de dientes de ajo fresco, extractos o aceite con el estómago vacío puede en ocasiones causar acidez estomacal, náuseas, vómitos y diarrea. Algunos estudios en animales y en seres humanos indican que el ajo puede bajar los niveles de azúcar en la sangre (glucosa) y aumentar la producción de insulina.

Se ha demostrado que el ajo interfiere con varios medicamentos recetados, especialmente con el medicamento saquinavir utilizado para el tratamiento del VIH. El ajo actúa también como un anticoagulante natural y, por consiguiente, lo deben evitar las mujeres embarazadas, personas que están por someterse a una cirugía y personas que toman anticoagulantes, como warfarina.

Las personas que son susceptibles de padecer afecciones estomacales, como úlceras, también deben evitar el ajo, dado que este puede agravar la situación o causar nuevos problemas.

ya-has-probado-el-jugo-de-ajo-para-adelgazar-1

¿EL AJO CURA EL CÁNCER?

Es imposible afirmar rotundamente que el ajo pueda curar el cáncer, dado que existen aún muchos interrogantes tanto en la aparición como en el tratamiento de esta enfermedad.

Sin embargo, algunos estudios parecen decir que comer ajo habitualmente podría ser un buen ayudante en la prevención y como coadyuvante en el tratamiento de la enfermedad.

 

Gracias por llegar al final del video, si le gustó el recuerde suscribirse al canal si aún no lo ha hecho, para no perderse ninguno de los videos de esta serie y de los demás videos, que son hechos con mucha dedicación para cada uno de ustedes, también puede comentar, regalar un me gusta y compartir el video. Nos vemos en una próxima entrega dentro de tres días.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: