Garbanzos, 15 Motivos para Comerlos, Diabetes, Hipertensión, Colesterol

Los Garbanzos.

Son legumbres con muchas propiedades nutricionales. Son muy energéticos, nutritivos y tienen gran contenido en vitaminas, minerales, fibra y proteína, por lo que se recomiendan para llevar una dieta saludable, igual que las lentejas. Los garbanzos se cultivaban en el Mediterráneo y se extendieron al resto del mundo. Actualmente son una de las legumbres más consumidas y se utilizan para elaborar multitud de recetas de cocina.

1-dsc07042

 PROPIEDADES NUTRICIONALES DE LOS GARBANZOS.

  1. Contiene vitaminas del grupo B (B1, B2, B6, B9), vitamina C,  vitamina E y  vitaminaK.  El elevado contenido de vitamina K en este alimento hace que tomar los garbanzos sea beneficioso para una correcta coagulación de la sangre. Este alimento también es beneficioso para el metabolismo de los huesos.
  2. Los garbanzos poseen minerales como el hierro, magnesio, potasio, fósforo, calcio o zinc.
  3. Es rico en proteínas vegetales.
  4. Combaten la anemia. Las personas que tienen anemia ferropénica (por problemas en la cantidad de hierro), pueden consumir garbanzos para aumentar sus niveles de hierro, uno de los componentes principales de esta legumbre. También se recomienda para los que practican mucho deporte y tienen un gran desgaste de ese mineral debido a la actividad física.
  5. Cuidan la salud de nuestro hígado.
  6. Tienen lecitina, un compuesto que ayuda a eliminar grasas.
  7. Nos protegen ante enfermedades cardiovasculares. Los garbanzos son además una gran fuente de potasio, siendo muy buenos para mejorar la circulación, regular la presión arterial y está recomendado en aquellos que sufren de hipertensión. Sirve para prevenir enfermedades reumáticas o la artritis, así como los calambres.
  8. Favorecen la buena circulación sanguínea y Tiene efecto diurético, ayudando a eliminar líquidos retenidos.
  9. Combaten los estados de fatiga y cansancio físico y mental.
  10. Los garbanzos cuidan del buen funcionamiento del sistema nervioso y del muscular. Debido a su notable contenido en magnesio, fósforo y vitaminas del grupo B, necesarios para el sistema nervioso y muscular, el garbanzo es adecuado para afrontar situaciones de tensión psicofísica y de estrés. Los folatos son muy abundantes en los garbanzos, estos intervienen en el buen funcionamiento del sistema nervioso y también reducen el riesgo de infarto.
  11. Poseen ácidos grasos esenciales que protegen los órganos vitales y facilitan la absorción de vitaminas liposolubles.
  12. Los garbanzos son ricos en fibra que facilita un tránsito regular y evita el estreñimiento. Por otra parte, sus componentes son excelentes para promover la salud digestiva, aumentando el tamaño de las heces. Por ejemplo, si se tiene diarrea, no hay nada mejor que un plato de garbanzos para estabilizar y fortalecer el intestino. A su vez, ayuda a prevenir y a tratar las hermorroides.
  13. Resultan muy beneficiosos especialmente en casos de diabetes. Los garbanzos aportan hidratos de carbono complejos por lo que su absorción es lenta y producen una asimilación gradual de la glucosa. Esto evita el desequilibrio de los niveles de azúcar en la sangre y genera una energía constante, por lo que constituye un alimento ideal para los diabéticos. Los diabéticos pueden consumir garbanzos y aprovechar sus beneficios, porque debido a su gran aporte de zinc, permite al cuerpo asimilar y almacenar insulina. Este elemento es bueno para el crecimiento general del organismo, para aumentar el sistema inmune, cicatrizar heridas y metabolizar proteínas. Ayuda a combatir la fatiga y se encarga de transportar vitamina A a la retina del ojo. Los garbanzos tienen carbohidratos de absorción lenta, por lo que no provocan picos de azúcar, nos dan energía y nos mantienen saciados más tiempo, algo muy deseado en dietas para adelgazar y para diabéticos.
  1. Por su contenido en ácido fólico son muy beneficiosos durante el embarazo y la lactancia para evitar malformaciones y problemas en el desarrollo.
  2. Es un alimento ideal para vegetarianos, ya que estos al no consumir carne obtienen todo lo que les falta de ella al alimentarse de tan rica legumbre como lo es el garbanzo

Por su alto contenido en vitaminas, proteínas y minerales, destacando el hierro que casi triplica al de la carne, son legumbres muy energéticas, nutritivas y equilibradas que, además, poseen propiedades medicinales múltiples no difundidas pese a estar al alcance de todos los bolsillos.

Es rico en proteínas, en almidón y en lípidos (más que las otras legumbres) sobre todo de ácido oleico y linoleico, que son insaturados y carentes de colesterol. Del mismo modo el garbanzo es un buen aporte de fibra y calorías.

CÓMO SELECCIONAR Y ALMACENAR.

Los garbanzos se venden cocidos, tostados, en remojo, envasados y secos. Así que tenemos para elegir.

Con los secos, es importante observar que estén enteros y sanos, sin olor y con un tamaño y color uniforme. Los garbanzos secos pueden conservarse durante mucho tiempo si es que los guardamos en un lugar fresco, seco y protegido de la luz.

21

Una vez que los cocinamos, pueden mantenerse en buenas condiciones durante unos días en la heladera en un recipiente hermético, o pueden congelarse y así aumentar su tiempo de conservación a meses.

Si optan por congelarlos, a la hora de consumirlos hay que descongelarlos lentamente, ya sea en la heladera, a temperatura ambiente o al baño maría.

CÓMO PREPARAR.

Pueden comerse cocidos, tostados, fritos e incluso en forma de harina (Harina de garbanzo) y han sido consumidos en algunas regiones como infusión, en una especie de café, una vez que los garbanzos han sido tostados y molidos.

Los garbanzos se conservan mucho tiempo y una vez cocinados pueden ser congelados por muchos meses. Si se ponen a remojo hay que considerar que deben estar en una vasija con abundante agua fría por espacio entre doce horas y veinticuatro horas (dependiendo del tipo y el tamaño de grano).

En lo que respecta a la cocción, ésta debe ser uniforme y respetando algunas reglas para que el garbanzo no se endurezca. A saber: los garbanzos deben ser introducidos con el agua previamente templada y en caso de que se deba añadir agua también debe estar previamente templada.

Se puede preparar y usar el garbanzo de varias maneras: en ensaladas, guiso, como una crema o puré.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: